Traduce este Blog a: Inglés Francés Alemán Italiano Chino

lunes, 17 de noviembre de 2008

Neyro

El arbitraje es de los trabajos más desagradecidos que existen. Quizás está a la altura de los Inspectores de Hacienda. Definamos “arbitrar”. Arbitrar según la R.A.E. es: “Dicho de un tercero: Resolver, de manera pacífica, un conflicto entre partes”. Como 2ª acepción tiene: “Dar o proponer arbitrios”. Arbitrio: “Facultad que tiene el hombre de adoptar una resolución con prefe-rencia a otra”. 2ª acepción: “Autoridad, poder”.

Creo, vistas las definiciones, que ni el diccionario se pone de acuerdo consigo mismo. Hay palabras que chocan: autoridad/proponer; pacífica/poder. Y esto mirado en la R.A.E. y no en el RANCES o el VOX, ese diccionario rancio que toda estantería necesitaba en la década de los ochenta.

Creo que mediar es algo más incómodo que un Presidente de la Comunidad de vecinos. Algo que te imponen y que tienes que sobrellevar, pero que es preci-so. No entiendo que haya tres árbitros en un espacio tan pequeño. A más gen-te, más criterios. Ya me cuesta intentar mandar algo en mi casa, y somos dos, como para estar tres (en la cancha, digo).

Entiendo que haya un árbitro principal. Este mismo modelo lo he impuesto yo en mi casa. Y decir como pista que ni siquiera yo he impuesto esta norma ¿Adivinas quién es la árbitro principal? Pues eso. Yo he jugado partidos con un solo árbitro y en algunas ocasiones sentías que no es que faltasen sino que sobraba uno.

Pero ya está bien, que los árbitros son habitualmente víctimas de bromas, del chascarrillo fácil. Es muy difícil tener un oficio público y estar expuesto a todas las críticas y opiniones. Quizás sea el único trabajo de verdad que necesita una vocación real. Me imagino a ese niño de tierna edad que a la pregunta senti-mental y “merengosa” de su padre:
- ¿Y tú, qué quieres ser de mayor?
Contesta:
- Árbitro.
- ¡Uy!, que gracioso. No en serio. ¿No preferirías ser Inspector de Hacienda?
- ¡Técnica! Y a la siguiente, papá, te descalifico.

Te tiene que gustar mucho el baloncesto para, sabiendo todos los daños cola-terales que supone, dedicarte a ello.

Os voy a contar una anécdota. A mi me arbitró Neyro (esta no es la anécdota) No recuerdo contra quién jugaba, no recuerdo si ganamos o perdimos. No recuerdo NADA del partido. Pero me acuerdo de Neyro. Y cómo me marcó. Yo jugaba en el Argal Huesca, allá por la Era Cenozoica, en la “Caja de cerillas”, pabellón a tope, gente colgada de las lámparas, ruido infernal… Yo: 19 años, imberbe, tupidas melenas, próceres músculos, insignes muslos, preclaro torso… (¡Bueno qué pasa! La anécdota la narro yo, y si quiero la decoro a mi gusto). En estas, Ney-ro pita algo que yo pensaba que era falta mía. Y protesto airadamente animado por la algarabía reinante (¡angelito!). Neyro había pitado pasos al contrario. Cuando me dispongo a sacar de banda, Neyro me para y, marcando cada síla-ba, me dice por encima del griterío:
- ¡¡Te juro que como me vuelvas a protestar otra falta no vuelves a jugar un partido en tu vida!! (Siento la dureza del texto, pero es que esto fue asín).

Yo le pedí perdón por las quejas, por mi actitud, por mis maneras en mi bisoña carrera deportiva, por mi vida en general, perdón porque un día en el Instituto “man-gué” un bocadillo, perdón por el asesinato de Kennedy, perdón por…

Cuando llegué al banquillo me preguntaba la gente:
- ¿Qué te pasa que estás blanco?

Aún me duró el shock y estuve un tiempo que al ver gente de gris me daban temblores. Tardé en protestar hasta el Jurásico. Gracias, Juan José, y perdón…


P.D.: Desde aquí doy mi más sentido pésame a todos los allegados de Juan José Neyro.

7 comentarios:

taburete dijo...

Me guata mucho como escribes y me lo paso genial. En cuanto a la situación que relatas, no me extraña que ocurra esto en la cancha, porque hay arbitros que no sirven ni para arbitrar a infantiles y me remito a los que están pasando por el pabellón Multiusos de Cáceres.

Chabi dijo...

Ha sido una gran suerte el descubrir tu blog, mañico, y pensar que me hice del Taugrés por su culpa... Aún ha llovido desde entonces. Y saber que cuando pongas el punto y final a tu carrera de jugador tendremos a un no tan bueno pero casi escritor... ;)

Uff, yo a tu edad...

Un saludo desde Pedrola.

Jose María dijo...

Yo lo flipo. Siempre digo lo mismo, el mejor arbitro es el que menos se nota.

sufro mucho como Unicajista y muchisimo más aún como colchonero-malaguista (esto existe).

Pero como amante del baloncesto sufro aún más. Al Caja Granada este año le han birlado al menos 2 partidos por to la jeta.

¿se pueden decir palabrotas en tu blog?

anuska dijo...

Vaya tela, eres buenísimo escribiendo, aunque ya había leído alguna cosa tuya, lo del blog es genial, al leer las situaciones verdaderamente me parece estar viviéndolas.
Sigue escribiendo y no te olvides de tocar el piano.
Un saludo desde ALicante

Natacion Olivar dijo...

Hola Lucio:
feliciadades por tu blog. Esta lleno de ingenio y gracia. Ambas cosas se echan de menos con la actual situcación social y el ambiente generalizado de crisis.
En cuanto a Juanjo Neyro solo puedo tener bunos recuerdos de todos lo momentos que pase con el. Pero sin poner en duda su grandisima capacidad arbitral, no es nada con su talla humana con todos los que le conocimos.
Descanse en paz.

Javier Abós

Javier Díaz Carballeira dijo...

Y pensar que mis amigos aún alucinan cuando recuerdan que me preguntaban: "¿quién es tu jugador preferido del Madrid?" y yo decía: Lucio Angulo. Con un par. ¡Si es que eres un jugón!, no hay nada más que leerte.

c E b A d I n A dijo...

Hola crack! Como pasa el tiempo no? hace unos días sucede algo igual, esta vez en el multiusos de cáceres, como os arropó el público antes del descanso con tan semejante pitada, no recuerdo una igual en mucho tiempo. Que sentistes? Un saludo!