Traduce este Blog a: Inglés Francés Alemán Italiano Chino

miércoles, 27 de octubre de 2010

Celda 211

Los viajes en bus son duros. Horas en estado fetal, conversaciones bucle y, lo peor, con la misma caterva de todos los días (dicho desde el respeto a esa chusma). Actualmente todo ha cambiado. Jugadores biónicos: cascos, Cd’s, ordenadores, Ebooks, Ipad, PSP... que cuando llegas a una estación y se para, la gente baja en masa pero no para miccionar, como años ha, sino para cargarse. Locos por el enchufe.

Ahora si quieres hablar con alguien es más fácil comunicarte con él mandándole un SMS que gritarle desde tu asiento. Aunque lo que siempre triunfa es una buena película. En este caso, los delegados son una parte fundamental y ellos lo saben. Aquí existen dos opciones si eres delegado:

OPCIÓN NOBLE: Miras una posible película que llevar al autobús. Buscas protagonistas, te informas si el argumento es bueno, te compras el Cinemanía, comparas críticas… Y finalmente pasa tu riguroso corte y te la descarg…te la compras. Llegas al bus todo orgulloso, la pones y a los 2 minutos de película se oye desde el fondo del autobús una voz melodiosa: “¡Pero qué es esta ^^¡%&@!”.

OPCIÓN MALSANA: Te pasas la semana tocándote la barriga. De camino al bus sabes que te van a pedir alguna película. Te paras en la primera gasolinera que te encuentras y compras lo primero que ves; y lo primero que ves es cruel: “Carrera hacia la muerte” de Lorenzo Lamas. Sabes que más daño no puedes hacer. Y lo haces; aún así, la coges. Llegas al bus y te jactas: “¡vaya peliculón que traigo, la va a petar!”. La pones, pasados 2 minutos de película y se escucha desde atrás del bus: “¡Pero qué ^^¡%&@ es esta!”.

Lectura: si has elegido la primera opción y te lo has currado el equipo lo sabe, lo huele (como el miedo) y te dice alguno: “Para el próximo viaje a ver si te lo curras”. Y la has fastidiado por que sabes que hagas lo que hagas nunca acertarás; siempre habrá alguien que se queje. Peeeeero si has escoges la segunda opción te dirán con odio sincero: “tú no vuelves a elegir una película en lo que queda de temporada”. Enhorabuena, lo has conseguido, menos trabajo.

Cabe una tercera opción que es la que se puede dar si se alinean los astros. Tu te descarg… bueno, le compras a una ciudadana asiática una película. Tampoco te lo has currado mucho. La traes al bus, te jactas de tu elección. “¡Esta lo tiene todo!. Es española, buena, tiene un puñao de premios Goya, lo petó en el cine”. Bieeeeeeeeen creando intriga, el batacazo va a ser más fuerte. La masa enfervorecida: “¿Cuál, cuál?”. Con el publico entregado sueltas: “Celda 211”. Por primera vez todos están de acuerdo, “Fenómeno, monstruo, maestro. Hoy por la puerta grande” .La pones ante aclamación popular y de repente en la pantalla… jadeos, suspiros, “o siiiii nenaaaa, ouyeah, dámelo papito”... Desde la parte del fondo del bus, silencio. Desde la parte delantera del bus oyes al entrenador: “Pero que ^^¡%&@ es esta”. Miras la carátula. Cerda 211...

7 comentarios:

Javier Díaz Carballeira dijo...

Jajaja, buenísimo.

Juan Carlos García Gómez dijo...

Lo más valorado del bus de un equipo que comparte contigo categoría y compañero de CES es llevar enchufe eléctrico. Para que veas cómo cambian las prioridades con el tiempo.

Super dijo...

Lo peor es cuando los directivos viajan contigo y llevan sus pelis de Cantinflas...un infierno!!! Siempre nos quedará Austin Powers

larpi dijo...

Genial, un artículo divertido.
Siempre pensé que los viajes en bus eran y son un infierno, pero no pensaba que también lo era el entretenimiento del viaje. Ánimo que ya te queda menos.

Sería buena idea inventar un autobús super para personas idem.

Yomismo dijo...

Jajajaja. Cerda 211, todo un clásico del tele-manta. Que grande eres Lucho!

ANTANA dijo...

Qué bueno el artículo!!

Me ha gustado mucho

Ánimo y que no sea nada la lesión, que estabas haciendo un partidazo el otro día cuando te lesionaste...

Menos mal que al final ganamos!!

Arriba Lucio!!

Dr.Lemur dijo...

Soy bloggero amateur y socio del Cáceres. Todavía no sé por cuál de tus facetas te admiro más, pero sé que de mayor (en un par de años) quiero ser como tú.