Traduce este Blog a: Inglés Francés Alemán Italiano Chino

lunes, 12 de enero de 2009

La dama de las camelias

Últimamente, estoy notando de forma más agresiva (si cabe) un “MAL”. Un “mal” endémico ya en nuestra sociedad. Un “mal” que estamos traspasando a nuestros hijos de forma casi inconsciente. El mal es, simplemente, que no sabemos esperar.
A las cosas hay que darles su tiempo. Cada vez más, en este siglo de la rapidez, se ve más gente impaciente: sociedad impaciente, directiva impaciente, niños impacientes… baloncesto impaciente.

Se ven cada vez más equipos que se remodelan cada año, cada mes; conjuntos “tuneados”, directiva aplicando chapa y pintura.

Quizás en este siglo donde los resultados mandan no quede sitio para el proyecto asentado; para la tranquilidad, para la paciencia.

Recuerdo cuando poníamos a cargar el Commodore 64, de niños, y tenías que esperar media hora y con suerte se te cargaba el juego. Ahora, si en dos minutos no se te ha encendido, estás a punto de llamar al técnico.

Mi padre es de otro siglo. Colecciona programas de cine y ha conseguido, a base de constancia y paciencia, hacerse con una colección de unos 8000 pro-gramas.

Cuando era joven, mi padre repartía programas por el pueblo porque con ello se ganaba la entrada al cine. Empezó a coleccionarlos metiéndolos en una caja de zapatos. Uno de sus favoritos es de Alejandro Dumas, hijo; el título: “La dama de las camelias”. Actuaba “la Garbo”. La colección la empezó cuando tenía 10 años. Mi padre, con todo su amor, inició 4 colecciones de sellos para que sus cuatro hijos las continuaran cuando fuesen mayores. Creo que no lo hizo como inversión o por su amor a la filatelia, sino por inculcarnos un valor por la espera, por el amor a las pequeñas cosas, por educarnos en la paciencia. Deseo que su colección no acabe nunca…

En el baloncesto ocurre como en muchas parcelas de la vida. Nunca las prisas fueron buenas compañeras de viaje. La paciencia es necesaria. Necesaria para ver crecer las cosas; para forjar un carácter; para saber dar valor a las cosas.

Los sellos se han devaluado pero el baloncesto… es un valor seguro. Tengamos paciencia.

11 comentarios:

puntasconresaka dijo...

NO te voy a llevar la contraria. Ya nos lo explicaba nuestro profesor de filosofía: el niño que sabe esperar una recompensa mayor antes de conseguir rápido una menor, tiene muchas posibilidades de triunfo en la vida. Está claro que saber esperar y trabajar día a día da sus recompensas, tarde o temprano.
Sin embargo, muchas veces hay que realizar cambios en el modo de actuar (y más en los equipos que en una persona individualmente) cuando la máquina no funciona. Hay que analizar las causas de su mal funcionamiento y tratar de atajarlas lo antes posible.
En proyectos que tratan de ser de largo recorrido (como el actual del Cáceres), se intenta que el cuerpo técnico perdure un cierto tiempo para conseguir esas ansiadas metas mayores de las que hablaba al principio. Pero, ¿y si el entrenador no sabe convencer a sus jugadores y algunso empiezan a bajar los brazos, mostrarse apáticos o hacer la guerra por su lado? Entonces hay que tomar medidas una vez decubierta la enfermedad.
La constancia, el trabajo y el saber esperar son muy importantes, pero si ya se concoe el problema, alargarlo es convertirlo en ago aún más grave.

Suerte, Angulo Espinosa... y gracias por venir a Cáceres a demostrarnos tu profesionalidad, ganas de trabajar y lucha en una cancha.

ISRAel

Lucio dijo...

Cometo un error generalmente. Y es, no prestar mucha atención al momento en que cuelgo el texto. Separo la vida deportiva de la de ocio. Este texto lo escribí hace meses pero me he dado cuenta al releerlo que puede tener ciertos paralelismos con nuestra situación actual. Yo hablaba genéricamente y no de nuestra situación actual, de la que se podría escribir un libro...siendo escuetos.

PD- De todas maneras no puedo discutir con alguien que le ha hecho "un guiño a la expo de Mañolandia"...un abrazo Israel.

puntasconresaka dijo...

¡Vale, pues no se trata de discutir ni nada parecido!

El abrazo te lo devuelvo cuando te vea por la ciudad, campeón.

¡Suerte, mañico!

(P.D.: gracias por echarle un vistazo a mi bitácora).

Javier Díaz Carballeira dijo...

Hola Lucio.

Gran artículo, como siempre. Menudo pedazo de jugador estas hecho.

Aquel mate con el puño izquierdo levantado..., inolvidable.

Saludos desde Madrid

Alex dijo...

Grande tu blog, Lucio. Suelo pasarme por aquí casi desde que lo empezaste a pasar un buen rato leyendo tus historias/anécdotas/enseñanzas y la verdad es que has conseguido engancharme! En lo de que estamos en una sociedad en la que no lo queremos ahora, sino AYER es una verdad como un templo, la gente vive muy estresada y ciertamente da un poco de vértigo a qué velocidad se mueve todo. Yo pillé la época del Spectrum en pañales (literal) pero aún recuerdo a mi hermano y mi primo haciéndose las tostadas para merendar mientras cargaban el Fernando Martín :_) y ahora si no se abre antes que darle ya le estás dando de capones al pc jajajaj.

En fin, espero que te vaya todo genial y que sepas que en Alicante (o Madrid, que soy merengón jaja) se te quiere y mucho! A seguir con el blog ^^

Un saludo crack :D

Galis dijo...

Siempre fue una delicia conversar contigo y lo es ahora poder leerte pensar en voz alta.
No se si alguna vez te he dado las gracias por hacer que me animase a aprender a tocar el piano y a que ahora tome notas cuando leo libros, si no fue así aprovecho tu genial Blog para hacerlo,
GRACIAS amigo.
Espero poder polemizar contigo acerca de lo que escribas que se que te encanta.

Un fuerte abrazo

Lucio dijo...

Qué pasa Galis!! Ya te leí la entrevista en otra página web (de cuyo nombre no puedo acordarme). Me alegro que te vaya bien. Siempre hubo una cosa que me sorprendió de ti, y son tus ganas de seguir siempre aprendiendo; de no dejar de formarte. Esa actitud es ya una ventaja. Suerte con el Curso de Gestión.
Si vuelves a entrenar y necesitas un jugador hábil, rápido y de carácter, no me llames; pero si necesitas un amiguete, dame un toque.

General Humbert dijo...

Hola Lucio,
Te habia perdido la pista desde que deje de ver la web del Lucentum y de seguir al equipo cuando me fui de Alicante y no sabia que habia sido de ti ni que tenias un blog.
Tan sólo quiero darte las gracias por tu trabajo con el Lucentum y los buenos y malos momentos que pasamos, tu en la cancha yo en las gradas. Te deseo lo mejor y si vienes con el Caceres que sepas que no te faltaran aplausos.

Buenas reflexiones por otra parte.

Paco Hurtado Muñoz dijo...

muy buena reflexión...y muy buen partido el de burgos. enhorabuena doble

Sergi Sta. Coloma dijo...

Además de la paciencia... se echa en falta un porqué se hacen las cosas...
Como siempre digo, el problema no es equivocarse, el problema es que nos equivocamos porque no hay detrás un motivo, una forma, una reflexión en la que se considere que aquello que se hace será lo más apropiado, estando expuestos a fallar. Actuamos y si no nos sale bien, hacemos lo opuesto... por que sí!
Tu, está visto, estás lleno de saber por qué haces lo que haces, salga bien o salga mal. De ahí que seas tan grande ;)
Felicita a tu hermano por la oportunidad tan grande que le ha llegado. Lo conocí hace poco.. y se le ve serio y cercano, otro como tu que reflexiona ;)
Un abrazo!

Jorge Ruiz de Eguilaz Solanilla dijo...

Muy bueno, que razón tienes!!
Yo que también soy aragonés te sigo desde el primer post, y lo que comenzó como la curiosidad de a ver que escribe un maño, se convirtió en ansiedad por leer el siguiente "artículo"
Si ya lo dices tu, no tenemos paciencia, jejeje.

Un saludo desde Ainsa, sigue asi!!